Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2008

INTRASCENDENCIA BRITISH

Hay actualmente un interesantísimo grupo de escritores ingleses en activo; me refiero a Hanif Kureishi, Ian McEwan , Graham Swift, Julian Barnes , Martin Amis ... todos ellos han escrito novelas buenas , muy buenas y excelentes, creo recordar que practicamente todos bajo el sello de Anagrama en nuestro país . Para mi son apuestas seguras.
Sin embargo, se ha dado en el último "curso" una decepcionante coincidencia en sus últimas aportaciones , Cecil Beach de McEwan y Mañana de Swift: ninguna de las dos ha conseguido interesarme absolutamente nada.
Obviamente están bien escritas , tienen momentos , pero no consigo que me enganche en ningún episodio nada de lo que están contando.
En el caso de Mc Ewan es casi una pieza de cámara , fría, breve ( gracias a Dios ) y con unos personajes tan lejanos que son casi estereotipos . No puedo dejar de acordarme de Expiación , el autor es el mismo.
Por lo que se refiere a Swift, nos presenta un largo monólogo basado en la revelación de un secreto por parte de una madre a sus hijos . Cuando finalmente lo conocemos , este carece totalmente de la fuerza necesaria para justificar las páginas anteriores y no digamos las posteriores.
Me parecen las dos obras banales .
Sólo me consuela que en los estractos de críticas que aparecen en la contraportada existen elogios admirativos; quizás el problema sea mío y estos autores sigan en su plenitud . Todavía nos queda el resto.
Espero que tarde o temprano alguno de ellos vuelva a regalarnos algo tan maravilloso como El País del Agua.

Público

jueves, 30 de octubre de 2008

Jugando con Irina Brook

En acontecimientos como el Festival de Otoño , existe un componente alto de curiosidad y de apuesta . Entendiendo que la calidad media de los espectáculos presentados está muy por encima de la media , cuando meses antes se ponen a la venta las entradas, uno ( o yo al menos ) usa las referencias del programa , la experiencia con tal director o compañía , el exotismo en propuestas difíciles de encontrar en nuestros circuitos ............
Unas veces se acierta más , otras menos , pero cuando el logro es redondo la satisfacción tiene un poco de conquista.
Ayer estuve en el Teatro de La Abadía ( que sigue siendo uno de los entornos más deliciosos de Madrid ) viendo la interpretación que hace Irina Brook de El Sueño de una Noche de Verano.
Un juego donde los actores son en realidad los técnicos de una compañía que ha quedado bloqueada en el aereopuerto junto con el atrezzo y el vestuario. Ellos se atreverán a darnos su visión de este clásico , y el resultado es uno de los espectáculos más hilarantes e inteligentes que he visto desde hace mucho tiempo.
Desde la presentación , desde que conocemos su "drama" , la sala se llena de sonrisas que terminarán en amplias carcajadas.
No se pervierte la pieza ,. se adapta sin perder ninguno de los pasajes importantes , se acerca al mundo clown , al humor de recursos más básicos con ingenuidad y "buen rollo" , asimismo se incorporan recursos actuales sin que rompan la cadencia de la narración ( creo que es el mejor Puck que he visto hasta ahora ).
Y , sobre todo se asiste a un divertidísimo ejercicio de comunión con el público, de pasarlo bien , de asistir al teatro como entretenimiento.
Reirse es muy sano. En este caso , yo salí con energía para muchos días . Fuera Madrid nos regalaba una de sus frías noches de otoño , era capaz de imaginar que , si podía crearse en un escenario casi vacío ¿ porque no asumir que el mágico bosque puede estar también en las calles de nuestra ciudad ?
Depende de ti.
¡¡ Por cierto , la obra se llama Esperando el sueño!!

Público

lunes, 27 de octubre de 2008

LOS LIMONEROS de Eran Riklis

Por muy abiertos que estemos a otras culturas , por muy cosmopolitas que nos hayamos convertido en estas últimas décadas , tengo la sensación de que , por lo que se refiere al cine , siguen existiendo nacionalidades "malditas" para el público, cartel del que ya se ha apeado ligeramente el cine oriental gracias a las incursiones más cercanas de directores como Yimou o Wang. Poca gente va por ejemplo a ver una película africana , israelí, finlandesa .... y es una pena . Siguen siendo consideradas piezas de festival para cinéfilos o snobs.
Si además le sumamos un componente militante , una preocupación política aunque esta se trate desde el ámbito de lo cotidiano, las consecuencias pueden ser de sala vacía.
Y así, delicias como esta corren el peligro de pasar inadvertidas.
Los Limoneros es cine israelí, podría ser español, ruso, francés o americano; es una cinta que cuenta una historia pequeña y delicada y que la cuenta bien , sin las pretensiones de victimismo que a veces se escuda en la escasez de medios, sin alardes folclóricos , una historia que podría suceder en cualquier parte del globo.
Y además lo hace con algo que , en cine militante , me parece muy relevante : existen personajes , no son símbolos sino personas , cada una con su pequeña historia , sus deseos, sus inquietudes y sus delicados dramas. Una mujer que ve renacer el deseo con un hombre más joven, otra que tiene que decidir si continúa con el espejismo de su matrimonio, un abogado en lucha con los momentos que dejarán huella ..... Lo más rico de esta película , dejando al margen alguna disgresión , son todos ellos. Muchos pequeños conflictos , ecos de un mal mayor.
No quiero olvidarme de dos mujeres : Hiam Abbass y Rona Lipaz-Michael, perfectas en sus miradas con las que son capaces de ir más allá de cualquier palabra , verdaderas herederas de las mujeres clásicas que , desde una sabiduría ancestral , contemplan con distancia y pena a unos hombres que quieren ser adultos y ni siquiera son capaces de conseguir la paz.
Olvidaos de cualquier idea preconcebida e id a ver como esta hermosa viuda lucha para que no talen sus limoneros por la seguridad de un ministro de defensa . Merece la pena .
Aunque no tenga un happy end , no sé porque pero sales confiando más . con otra esperanza.

Público

jueves, 23 de octubre de 2008

El Lado Oscuro del Amor de Rafik Schami

Entre los recuerdos literarios de mi infancia, cuando entre Los Cinco y Agatha Christie buceaba en la biblioteca de mi padre a la búsqueda de cosas de mayores, uno de los placeres era sumergirme en largas novelas, clásicos como Guerra y Paz o Quo Vadis que me auguraban , no sólo un largo proceso de descubrimiento , sino también una relación casi personal con esos libros, casi un noviazgo que producía cierta tristeza en su conclusión.
Aun hoy tengo cieto sentimiento personal ante cualquier libro, y comenzarlo me produce el gozo de un nuevo amigo con el que iniciar una aventura que durará al menos unos días.
Pero centrémonos: con esta introducción pretendía transmitir mi satisfacción frente a las buenas novelas largas , aquellas en las que sabemos que vamos a escuchar una historia inmensa, que vamos a conocer a sus personajes de principio a fin, que la experiencia merecerá la pena, que disfrutaremos durante mucho tiempo, que su autor a puesto en su obra gran parte de su vida .
El Lado Oscuro del Amor es una de esas obras.
Desde un conflicto amoroso, cercano a los Capuletos y Montescos, asistimos al desarrollo de una larga saga que, desde los orígenes de cada una de las ramas, nos lleva a conocer la historia de un país crisol de culturas y religiones, desde sus vaivenes políticos a la vida cotidiana de unos niños a los que vemos crecer entre juegos, deliciosas anecdotas y pequeños dramas.
La Historia y la historia, que cada uno asigne la mayúscula y la minúscula al ámbito que quiera.
Esta novela se lee como un clásico, descubriendo una narración que se va desplegando ante nuestros ojos como un gran mosaico, hermoso, humano, sentido, real.
Son ochocientas páginas de gozo. Yo le he dedicado veinte días, la terminé ayer y ya la echo de menos.

Público

lunes, 20 de octubre de 2008

CAMINO de Javier Fresser

Antes que nada quiero hacer tres comentarios con respecto a esta película:
1.- Visualmente me parece una excelente producción , cuidada , bien rodada, lúcida en muchas de sus escenas , con unos efectos especiales cuidados y un nivel interpretativo por lo general superlativo.
2.- Me parece una película larga , demasiado larga.
3.- Independientemente de que por razones mediáticas se halla reiterado que no es una crítica al Opus Dei y que molestará tanto a creyentes como a no creyentes , personalmente creo que es una dura ( y válida ) crítica a la "Obra" a la que situa del lado de los fanatismos religiosos , ajenos a la realidad de la vida, una crítica clara , llena de referencias ( a veces lastran excesivamente y sin aportar más que lo anecdótico la duración de la cinta ) muy concretas.
Al margen de estas consideraciones , Camino nos traslada dos premisas incuestionables : que la bondad existe al margen de religiones y dogmas y que la infancia es un lugar para jugar , vivir, disfrutar y no para sufrir ; querer convertir el sufrimiento de un niño en una redención es sólo una triste forma de escapar.
Con todo esto Camino me parece una película fallida . Dura y sin embargo con cierto humoralgo burlón , algo descentrada desde la comparación en paralelo del primer amor preadolescente con la agonía , una equiparación que , llegando a aspectos tan difícilmente defendibles como la confusión con el nombre de Jesús, acaba en un final casi extravagante donde no sabemos muy bien si hemos entrado en el territorio de la magia , la mística o la mera exigencia estética del director. Pesa tanto la estructura que , a riesgo de parecer Herodes, tengo que decir que perdí toda emoción en el calvario de esta familia .
No entiendo la complejidad de un desarrollo que podría ser más simple e igual de contundente.
Aun así me gustan muchas cosas: la primera hora , la convivencia con el cuento infantil , la integración de las primerar pesadillas, Carme Elias y , por supuesto , los ojos de Nerea Camacho.
Camino es una apuesta arriesgada de un director que hasta ahora se había movido en un humor grotesco . Es impresionante que se haya atrevido con eso , lanzado a esta aventura .
Me quedo con lo bueno.
Espero más.

Público

martes, 14 de octubre de 2008

HAPPY de Mike Leight

Lo primero que sorprende de esta película son los títulos de crédito: una bicicleta , una conductora colorista y sonriente y una música más propia del West End que de las atmósferas a las que Leight nos tiene acostumbrados.
Entramos por lo tanto en una narración con la vocación de mostrarnos a un personaje feliz, capaz de afrontar la dura realidad con el objetivo de transportar a todo el que se encuentra en su camino en alguien capaz de quedarse en el lado bueno de la vida.
Independientemente de que, como he leido en algunas críticas, el personaje central pueda ser algo cargante , me solidarizo totalmente con él. Además hay en la cinta momentos fancamente buenos como el encuentro nocturno con el vagabundo o el breve atisbo de Poppy en el campo verde. Pero en general la película, no sé decir porque, me parece algo limitada.
Leight siempre encuentra aristas En este caso, la Inglaterra que es capaz de crear esta optimista todoterreno lo es también de generar enfermos como el instructor de conducción. El desarrollo tiene encanto y fluidez pero me falta algo , algo que la haga única.
En cualquier caso.... ¡ id a ver Happy! ¿ cuantas películas hay en la cartelera dedicadas a la sana felicidad ?
Saldreis sonriendo, y con una deliciosa música de fondo que anima a mover los pies.

Público

lunes, 6 de octubre de 2008

TIRO EN LA CABEZA Jaime Rosales

Desde que ayer noche vi Tiro en la Cabeza , estoy intentando disociar tres posibles puntos de vista : el elemento puramente cinematográfico, el transfondo político y la reacción que ha causado.
Empezando por el tercer punto, me siento incapaz de ningún comentario al respecto. Como a cualquier ser humano, el terrorismo me parece una lacra terrible de nuestra sociedad por lo que tiene de irraccional, de cruel, de frío. Al margen de esta afirmación tan básica, no lo he sufrido de forma directa por lo que no intentaré ponerme en la piel de aquellos que se han sentido agredidos por esta cinta . Estoy seguro que sus razones son legítimas.
Por lo que se refiere al transfondo político, este no existe . La elección del director es trasladarnos , como de alguna manera hizo ya en Las Horas del Día , la humanidad de la bestia . Es una elección tan válida como otra cualquiera y, sobre todo, tan aceptable como cualquier decisión de un creador por lo que se refiere al punto de vista o a su posición subjetiva . Quien busque una cinta sobre el problema vasco o más genéricamente el terrorismo, deberá hacerlo en otras películas como por ejemplo Todos Estamos Invitados de Gutierrez Aragón.
Lo que más me interesa de esta propuesta es su trabajo con el lenguaje cinematográfico. Rosales ya demostró en sus dos anteriores propuestas que le interesa experimentar , buscar nuevos modelos narrativos asumiendo el riesgo que suponen y eso es siempre gratificante .
En este caso la propuesta es más radical dado que prescinde de la palabra y se coloca a una distancia que otorga muy pocas referencias sobre lo que está ocurriendo en la pantalla. De este modo la historia, si se le puede denominar así , está constantemente abierta a las interpretaciones del público que puede decidir entre la pasividad o la creación.
Nos convertimos en observadores pasivos para tener que ser intelectualmente activos .
Me gusta la apuesta , la he disfrutado, seguramente seguiré pensando en ella algún tiempo y seguramente tardaremos en encontrar otra propuesta tan innovadora cinematográficamente hablando, capaz de enlazar con los orígenes : el cine mudo.

Público

domingo, 5 de octubre de 2008

PAUL AUSTER- Un hombre en la oscuridad

Debo de comenzar diciendo que Paul auster es uno de mis escritores preferidos . De entre todas sus novelas ( creo que no me falta ninguna por leer ) sólo Tombuctú me decepcionó ( mucho, todo hay que decirlo ), del resto, incluso las que me parecen menores tienen puntos que superan la media de lo que actualmente se escribe.
Y creo que Un Hombre en la Oscuridad no es una de sus obras importantes , pero sí resulta perfectamente disfrutable.
Nos encontramos con dos líneas narrativas :
Por un lado , una especie de juego onírico cercano al sueño en que un personaje salido de la mente de un escritor debe , en un fondo de guerra, luchar contra su creador para salval el mundo. No es nuevo. Lo hemos visto en algunos guiones de Spike jonze y , dentro de una vertiente mucho más dramática en La Escalera de Jacob de Adrian Lyne . Está bien narrado, no pesa ni interrumpe y quizás deja una perspectiva sobre los miedos a los que hoy día se enfrenta el pueblo americano que pregna en el resto de la historia . Pero dentro de su lucidez tampoco llega a la genialidad necesaria para sentirlo único.
La segunda línea narrativa , contada en primera persona por el creador del relato anterior , nos entrega la vida de su familia, de su pequeña familia , con algunas disgresiones históricas . Personajes que han sufrido y disfrutado en el complejo marasmo de las relaciones humanas cotidianas , de los pequeños amores que son grandes , de los sentimirentos confusos ... Y es aquí donde me encuentro con el mejor Auster , capaz , siempre lo he dicho, de una infinita ternura hacia sus personajes , de muchísimo cariño que parece tener también hacia sus lectores. Capítulos como la vida de su hermana son de los textos más tristes y más sentidos que he leido en mucho tiempo y la relación entre los tres personajes principales es de una extraña y maravillosa riqueza.
También esta parte termina con una referencia brutal, con un crimen horrendo. Quizás para demostrarnos que esos miedos son reales y que todos podemos despertarnos un día para darnos cuenta de que la zona más atroz del mundo ha penetrado en nuestra pequeña existencia .
He disfrutado con este juego de Auster ; he pensado, he sentido.

Público

sábado, 4 de octubre de 2008

Godard - NUESTRA MUSICA

De nuevo, como ocurría meses atrás con Rosellini, el DVD me ayuda a recuperar, en este caso una cinta que pasó fugazmente por la cartelera, Nuestra Música de Godard.
No conozco lo suficiente la obra de este autor como para analizar lo que esta película supone en el conjunto de su carrera, si es coherente con su trayectoria o lo que puede aportar al conjunto. Como pieza aislada me parece un interesantísimo ejercicio de caligrafía cinematográfica al tiempo que una búsqueda de la adaptación de nuevos lenguajes y otras disciplinas al séptimo arte.
Me quedo , no con intentar comprender cada apunte, cada disgresión, sino con un artefacto capaz de trasladarme sensaciones e ideas, de las que destaco tres:
Las masacres y las guerras , en múltiples formas, con diversas texturas y colores , son sin duda la característica más significativa de nuestra civilización, en forma de genocidio o de invasiones o de peleas o de juego. Hemos convertido este mundo en un infierno de múltiples caras que consiguen en ocasiones incluso parecer hermosas mientras trasladan el horror.
En segundo lugar constatar que la intelectualidad ha devenido incapaz de ofrecer soluciones, convirtiéndose en un ejercicio endogámico, masturbatorio y esteril , que no puede convertir sus conclusiones en pautas de actuación, porque está prisionero de las ruinas, porque ha elevado el pensamiento a tal nivel de abstracción que lo ha convertido en una pieza de museo, superficial de tan profunda y en muchos momentos absolutamente incomprensible y susceptible de la más absurda metamorfosis.
Por último, el poder está en una imagen que es capaz de manipular, de transportar, de mostrar e incluso de crear realidades y, volviendo al inicio, junto con otras disciplinas como la música o la poesía, puede transmitir sensaciones e ideas.
Circular destino el de la humanidad, esperanzas , parece decirnos el autor, si concluimos la visita al Paraiso compartiendo, como nuestros primeros padres, una manzana.

Público