Páginas vistas en total

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Vicky, Cristina, Barcelona

Hasta la fecha no puedo decir que ninguna película del Woody Allen de los últimos año me haya disgustado, alguna como Todos Dicen I Love You la encontré menos encantadora que lo que se decía, Acordes y Desacuerdos me pareció quizás en exceso rígida, Broadway Danny Rose demasiado nostálgica... pero todas tenían algo que las hacía peculiares.
Luego estaban las únicas como Zelig, La Rosa P´rpura del Cairo, Septiembre, Días de la radio, Maridos y Mujeres....
En la trilogía inglesa parecía haberse acercado al cine negro, bien en la excelente Match Point bien en su reverso, la bromita Scoop, para terminar con la oscurísima, antípatica y muy lograda Casandra,s Dream.
Era de esperar un nuevo giro, otra propuesta.... pero ¿ hacia donde ?
En Vicky Cristina Barcelona respiro intrascendencia, vacio , aburrimiento. Efectivamente es irónico el continuo aire de postal, sobre todo al inicio, pero lo peor es la constante sensación de artificialidad, de que no me creo nada. La verdad es que si luego recuerdas la historia, aunque previsible, tiene su punto, pero entonces ¿ porque interesa tan poco ? por la inanidad de los diálogos de un escritor siempre agudo y la desgana que desprende todo el producto.
S´ólo una fantástica Penélope Cruz consigue que la cinta remonte por momentos pero no es suficiente.
En otas cintas Allen emulo a Bergman, ¿ a quien podría emular aquí ? a un Rohmer festivo tal vez..... pero carece totalmente del encanto que también supo imprimir Renoir a Las Reglas del Juego.
No he hablado de los tópicos, ni de las guitarras, ni de.... me dan igual. Lo que me importa es que Allen por primera vez me aburre.

Público

jueves, 18 de septiembre de 2008

CIEN CLAVOS

No sé si he escrito alguna vez sobre mi reconocimiento de que toda opinión aquí vertida es absolutamente subjetiva, no sólo porque al pertenecer a alguien es imposible que sea de otra manera sino también por la influencia que tiene nuestro estado de ánimo, nuestro cansancio o nuestra vitalidad, la remembranza de buenos o malos momentos..... y así hay películas, libros , cuadros, que no sólo nos gustan o no sino que se cuelan en nuestro interior como algo propio y somos incapaces de encontrarla menos que maravillosa.
Me ha ocurrido con Cien Clavos.
Una cinta que comienza con un impacto visual, casi una instalación artística, que valdría por si misma cualquier película.
Luego comienza una parábola cristiana , sencilla en apariencia y desarrollo, fácil por tanto a la vista, pero abierta a dudas tan complejas como la presencia de Dios en la Tierra o la verdadera bondad del ser humano, dudas que extiende encima de la mesa de una forma totalmente diáfana.
Pero lo que más me gusta de Cien Clavos es su tono, suave, ingenuo, alegre y que en ningún momento se pierde, dejando a la parte detectivesca un montaje ágil, sin fisuras .
La belleza es continua y completa, desde la ya citada fenomenal apertura hasta el nucleo pastoral en que el cielo y el rio adquieren tonos de paraiso, acompañada siempre por una música narrativa, delicada, poética.
Cien Clavos ya está dentro. Junto con otas como Lamerica o Azuloscurocasinegro forman parte de mi memoria interior, siempre en el recuerdo, siempre en el presente, siempre mías.

Público

sábado, 13 de septiembre de 2008

MAMMA MIA ... Bufff

Tengo un muy buen amigo llamado Javier que ha disfrutado con Mamma Mia. Que esto sirva de aviso: a lo mejor yo tenía un mal dia, o soy un carca que busca aun el cine de tesis , o tenía sueño atrasado.... es decir, puede que no esté tan mal , ¿vale? pero, como antes de recibir comentarios quien escribe aquí soy yo, no me queda más remedio que dar mi opinión , lo siento Javier, con el buen gusto que tienes para otras cosas, como elegir amigos, por ejemplo.
Bueno, vamos al tema : como todo el mundo sabe Mamma Mia es un musical con garantías dado que , si en un musical uno de los factores de riesgo es la música , aquí partimos de hits de un grupo tan conocido como Abba , canciones que a prácticamente a todo el que se sienta en la sala le suenan, si no las conoce al dedillo o forman parte de su adolescencia disco.
Por lo que se refiere al libreto ( sirve para ópera , en musical me suena grandilocuente pero no se me ocurre otra cosa ) es gracioso, válido, y en teatro funciona perfectamente.
La película, con esos mimbres, no es capaz de un cesto ni siquiera pasable ( a mi entender, sorry Javier ) .
Creo que el problema es de actitud y de entendimiento del producto: un musical es espectáculo; el más logrado de los últimos años, Chicago, apostaba por un desarrollo brillante, visualmente capaz de sorprender de forma continua y de aprovechar todos los recursos posibles para sumergirnos en una atmósfera de fantasía donde el espacio se convertía en un entorno flexible en función de las necesidades de cada momento y donde las canciones servían como apunte a la historia narrada. En definitiva , el musical se tomaba en serio.
Mamma Mia se mueve continuamente en la autoparodia, parece no creerse demasiado a si misma y así no hay grandes números sino intentos de que sean divertidos, y sorprende la excasa originalidad de los gags ¿ colgado de la ventana cuando le quitan la escalera ? ¿ la patosidad de Julie Walters ? creo que no llegué ni a sonreir una vez durante la hora y media que dura.
Otro tema es Meryl Streep, de quien nadie duda que es capaz de soportar lo que sea, y ahora canta . Vale. Pero no es suficiente , mucho mejor retomar el DVD de Los Puentes de Madison, de La Decisión de Sophie o de Memorias de Africa, y si la queremos oir cantar, estaba deliciosa en El ultimo Show de Altman . Aquí tiene su punto en algún momento pero ¡ que esfuerzo!.
Javier, lo siento, pero me parece que la próxima vez que vaya al cine ...........

Público

miércoles, 10 de septiembre de 2008

El Navegante Dormido de Abilio Estevez

Hace varios años me deslumbró una novela que recuerdo como una experiencia sensorial entre personajes que a veces basculaban hacia lo sórdido y otras hacia lo mítico, mientras en un itinerario que apuntaba cierto surrealismo, se hundian caminando pérdidos en una selva de palabras , metáforas, poesía, sueños.... se llamaba Tuyo es el Reino y era lo primero que publicada un escritor cubano llamado Abilio Estevez.
Su siguiente novela , Los Palacios Distantes , la veo desde el recuerdo ( y pido disculpas, los recuerdos son a veces equívocos ) como el deambular de tres perdedores en un territorio extremo donde la ciudad ya se ha convertido en ruinas sin reconocerlo.
Y también disfruté con los relatos que, desde el corazón, poblaban El Horizonte y otros Regresos ( que título tan hermoso ).
Con El Navegante Dormido he visitado de nuevo esa Cuba densa donde en el pasado la nostalgia se confunde con ansiedad, donde es tanto lo que parece digno de ser recordado que se confunden los años y las generaciones, las realidades y los deseo. Porque tengo la sensación de que los personajes de Estevez siempre están henchidos de deseos, unos reconocibles, otros confusos incluso para ellos mismos , como se país en el que viven.
Y en el viejo caserón, con ese remedo acumulativo de familia que poco a poco va creando el tiempo, también nosotros esperamos la tormenta escuchando sus miserias y sus grandezas; navegando entre lo que es cierto y lo que nos van a contar. Entre cuerpos y almas.
En algún sitio he leido que en el caso de este escritor el poeta llega a ahogar por momentos al narrador.
Puede ser, pero a mi me parece una gozada sumergirme en su lenguaje selvático, en la lucidez de su poesía y en sus fábulas tristes.
Y así pienso seguir haciéndolo, esperando ahora ya un nuevo regreso.

Público

viernes, 5 de septiembre de 2008

LAS TROYANAS

De nuevo las Naves del Matadero y de nuevo un clásico.
Esta vez una tragedia griega, con las dificultades que entre arqueología y contemporanización ( no se si existe esta palabra ) tienen estos textos.
Y otra vez el brutal escenario.
Por partes: Creo que Las Troyanas de Mario Gas son un espectáculo visualmente muy potente. La iluminación es fantástica, el movimiento del coro perfecto, la escenografía adecuada, el vestuario excelente.
Pero a mi buena amiga Cristina no le ha gustado nada.... lógico: no soporta la megafonía, y aquí se utiliza a un nivel que llega a hacer inidentificables los parlamentos con los actores
La interpretación y los cuadros son desiguales: el de Casandra me gusta sin entusiasmarme, creo que le falta dolor; en el de Andromaca me sobra el camión gore ( ¿ a alguien se le ocurrirá algo má ocurrente que vestir a los soldados de actuales guerrilleros para trasladar el conflicto a nuestro entorno ?); el que más me gusta es e de Helena.
En cuanto a la interpretación, Gloria Muñoz excelente, furiosa, humillada .... Sanchis erótica, cobarde, carnal, irregulares Azcolayeta y Mía Esteve pero físicamente bien movidas. Pero tiene que tener algún sentido la blandura de Atonio Molero, actor excelente que aquí no es capaz de darle un mínimo de entidad a su personaje.
A mi me gustó más que a mi amiga Cristina, creo que es un buenespectáculo para el Matadero, pero a lo mejor aciertan si le hacen caso a ela.

Público

jueves, 4 de septiembre de 2008

Los Girasoles Ciegos

Recuerdo la lectura de los relatos que conforman Los Girasoles Ciegos como un triste placer : literariamente hablando excelente , humanamente hablando desoladora , sobre todo por su veracidad y por el hecho de que parecía estar escrita desde el alma.
La memoria me falla al reconocer las tramas en la película , creo que hay varios vinculados como ya hizo José Luis Cuerda en La Lengua de las Mariposas pero no sé cuantos ni cuales . De todas maneras la sensación es la misma .
Los Girasoles Ciegos cine es una obra hermosa , muy triste , demoledora y narrada con la maestría de un gran director que, sobre todo, está enamorado del material que tiene entre manos .
Es fácil enamorarse de una Maribel Verdú que pienso consigue su mejor interpretación , de Javier Cámara , reflejo de la derrota de la deseperanza ( todavía tengo dentro la escena donde tapa con las manos su rostro en el espejo ) y de un raul Arévalo brutal en el que posiblemente sea el personaje más terrible que hemos visto en mucho tiempo.
Son tantos los detalles a recordar , los matices , las patadas en el corazón ... que es difícil no enamorarse también de ese guión , con posiblemente alguna laguna , pero lleno de verdad y de buen hacer.
Me pasa lo mismo que con los relatos ¿ se puede utilizar la palabra disfrutar para evaluar algo que nos deja tan devastados ?

Público

martes, 2 de septiembre de 2008

Una Lectora Nada Común de Alan Bennet

Me encantan los pequeños hallazgos, esos libros o películas u obras teatrales que desde la humildad y unas pretensiones en principio no excesiva , medescubren raudales de inteligencia.
Esta pequeña novela, que desde una irónica anécdota es capaz de cuestionar con un gran sentido del humor cualquier institución, hasta la monarquía , y ,por supuesto, los iconos culturales.
Es una joya que se lee como un vaso de agua . A la que no lo sobra ni le falta ni una palabra.
Un pequeño gran hallazgo.

Público

WALL- E

Recuerdo La Bella y la Bestia como una sorpresa: por primera vez me parecía que una cinta de animación rozaba la perfección siendo comparable a cualquier película para adultos.
A partir de ahí hubo de todo, logros, fracasos, repeticiones, hallazos...
Y este verano ha llegado la que para mi ha sido la propuesta más arriesgada , más sorprendente y más lograda en este segmento:
Arriesgada porque a un complejo argumento ( cuyo éxito creo se debe a que admite varias lecturas, desde la más simple para disfrute de los más pequeños a la más elaborada para mayores ) se une un planteamiento casi experimental en su silencio y minimalista en su desarrollo.
Sorprendente en su estética futurista, en utilizar como inspiración lo personajes tradicionales del cine mudo, tan lejos de los modelos que hoy causan furor y en la sencillez de los sentimientos que crea y traslada.
Y lograda porque me parece grande, perfecta , llena de momentos tan inspirados como la espera de WallE con su amada bajo el paraguas o el romántico baile en el espacio con la espuma de los extintores. Unica.
Espero que si este tierno robot de limpieza nos regala nuevas aventuras no baje el listón. Esta es sin duda una de las nejores películas de este año, en cualquier género.

Público