Páginas vistas en total

martes, 29 de enero de 2008

Caótica Ana

Medem siempre me ha interesado.
Su magnetismo mezclado con ingenuidad, la transparencia con la que nos cuenta misterios.
Me sorprendieron Vacas y La Ardilla Roja. Me fascinó absolutamente Tierra; Los Amantes del Círculo Polar consiguieron sumergirme en esa larga historia y me decepcionó lo que en Lucía y el sexo entendí como pretencioso y manipulador; aun así también en esta última descubrí una fluidez visual que impregnaba desde la pantalla los sentidos del asistente.
El cine de Medem me ha parecido siempre una experiencia con algo de mágico y mucho de singular.
Y llega Caótica Ana, un hermoso cuento pintado con ceras , superficial, porque, como dice Ana, no quiere adentrarse en las profundidades....
Y el resultado me deja una frustración en dos ámbitos:
Por un lado se me queda larga, porque intentar justificar, porque intentar buscar un sentido ¿ hace falta ?
Por otro se me queda corta, me faltan más historias, más referencias, contadas o sugeridas , porque esto último con Medem es suficiente, más cuentos. Me falta que en lugar de buscar un sentido, la cinta se deslizase por el abismo espiral de los sueños, de lo intangible, y, de nuevo, de misterio.
Ana, Julio te ha quitadolas capas, yo creo que debería ponerte más. Me gustan esos planos donde tus manos navegan por las calles, donde te mueres tantas veces, donde escuchas y ves el desierto, ¿ donde más has estado? en el hielo, en el Gran Cañón ¿ donde más ? Ana , me quedo con las ganas de que me dejes compartir más sueños.

Público

martes, 22 de enero de 2008

Expiación / American Ganster

Dos Películas ¿ Grandes ?.
En la última semana he visto dos cintas muy diferentes pero en las que he encntrado varios puntos en común:
Son largas.
Se pueden inscribir perfectamente en géneros perfectamente reconocibles ( una en el cine del hampa y el buen policia, otro en el melodrama romántico con pátina bélica ).
Cuentan historias y su vocación parece ser contarla.
En definitiva, tienen el aroma del cine de siempre, de las largas tardes de cine, de sala oscura que nos daba un valor no medible por el precio de nuestra entrada, de sábados de Sesión de Tarde y de comentarios de colegio, en definitiva del cine como una experiencia de cuentos lejanos que se convertían en cotidianos a través de la pantalla.
Cine, cine, cine .....
American es un entretenimiento de calidad donde Scott, dejando de lado su magnetismo visual, aporta su capacidad de artesano con mucho rigor sobre un guion complejo y muy bien estructurado desde el punto de vista comercial. Durante casi tres horas en que Denzel Washington es capaz ( siempre lo es ) de soportar todo el peso, nos sumergimos en esta epopeya americana a la que a mi entender le falta cierta grandeza mítica y le sobra algún tópico en el personaje de Rusell Crowe.
Expiación se basa en una novela que yo recuerdo más chejoviana y menos osura y desoladora. Y aquí entramos en una Inglaterra donde la diferencia de clases crea una lacra que germina en sórdidas situaciones y secretos pecados. Desde la banda sonora , nacida de las teclas de una máquina de escribir, nos trasladamos al ámbito de la narración, de las perspectivas subjetivas; esto, muy bien escrito en el guion , adolece de cierta frialdad al trasladarse a imágenes y además bloquea el desarrollo de la historia de amor cuando deja esta de lado para pasar al arrepentimiento de la hermana en su adolescencia. Quizás pueda decirse que las diferentes partes no acaban de encajar. Pero para mi lo fundamental de esta cinta es que es bellísima, en todos sus aspectos, vestuario, fotografía, mvimientos, imágenes, ..... escenas como la de la playa de Dunquerque cámara en mano merece por si sola un viaje a cualquier sala.
En definitiva he disfrutado mucho estas dos pelis, me he sentado en la butaca y me he levantado dos horas después con nuevas imágenes en la mente , que regalo.
¿Perfectas ? no ¿ y que ?

Público

viernes, 18 de enero de 2008

El Olvido que Seremos

Es difícil que un libro de memorias me entusiasme; demasiadas veces encuentro que lo que para mi podría ser más interesante, no lo es para el escritor. Me genera por lo tanto a veces cierta frustración que suele terminar en desinterés.
Sólo hay dos que recuerdo, recordaré como un regalo: una es Una historia de amor y osuridad de Amos Oz y la otra, recien terminada, El olvido que seremos de Hector Abad.
A ver si consigo explicar lo que creo que tienen estas dos piezas en común: no son biografías propiamente dichas sino inmersiones en el desarrollo interior de una persona, en ambos casos desde la infancia, inmersas en un momento de la Historia con circunstancias límite. El entorno está contado con precisión, el contenido con pudor y sinceridad.
La obra de Oz es prodigiosa, capaz de trasladarnos la comprensión o al menos el entendimiento hacia un Pueblo desde las pequeñas grandes experiencias.
La de Abad se centra más en la relción personal entre el escritor y su padre, padre del que habla, como del resto de su familia, desde la realidad de la imperfección pero sobre todo desde el amor, desde muchísimo amor.
El olvido.... está llena de ternura y de dolor. Es una novela que duele mucho , primero un dolor que surge de la adversidad, luego de la injusticia. Pero en definitiva dolor.
El olvido..... nos hace, me hace, querer ser así de altruista, ser capaz de hacer algo por los demás,de ser alguien capaz de entregarse, de mejorar el mundo, de merecer este amor, un amor tan grande que nunca se pierde y que perdona cualquier error.
De añorar ¿ alguien me recorará como a él ? ¿ seré capaz de hacer germinar un amor tan grande en alguna de mis hijas ?

Público

sábado, 12 de enero de 2008

Pinocchio

Entiendo poco de ballet y de flamenco pero disfruto ambas cosas como cualquier manifestación artística.
De lo primero me gusta que me sorprenda, que me transmita belleza, que sea capaz de narrarme una historia o una sensación, que convierta la poesía y la música en movimiento.
De lo segundo, su fuerza , el sentimiento, la hermosura , la fiesta sea del dolor o de la alegría y la capacidad de poner tripa, sangre y carne en las manos, la cintura y los tacones.
Un tal Ruben Olmo, al que en mi ignorancia no conocía hasta hoy pero al que no voy a olvidar, ha escogido el clásico cuento de Collodi para su espectáculo.
Junto a escenas más conocidas como el movimiento de la marioneta y su encuentro con Gepetto, el teatrillo de títeres o el vientre de la ballena, hay otros que no si existen en el original como el bosque o el vuelo por el cielo.
Y todas ellas son verdaderos cuadros en movimiento, con constantes hallazgos , una expresión extrema, clara, vital y muchísima belleza.
Todo me ha parecido fascinante, disfrutable, un chorreo de alegría, de júbilo, de potencia, de poesía a raudales. Me faltan palabras para expresar todo lo que me ha regalado este espectáculo, lo bien que lo he pasado, hasta donde se me han abierto los ojos y los oidos.
Desde la primera aparición de la estela que compone el cuerpo de bailarines representando al hada azul, en que Pinocho es ayudado a moverse y descubre la autonomía de sus miembros.
La tristeza de la jaula y ese baile claustrofóbico de sombras.
Los andares de Pepito Grillo.
Como no, la fiesta en el campamento de los zíngaros., capaz de poner en pie a cualquiera.
La noche en el bosque.
El vuelo y esas olas capaces de lanzar a nuestros personajes a la arena de la playa.
Proyecciones logradas y al servicio de la narración, música potente , golpes, ritmos.
Un vestuario rico siempre cercano al cuento, colorista.
Me acompañó mi hija de ocho años y la gozó, tanto como yo, pero si no tienen hijos, sobrinos, nieos ............... que no sea esa la excusa para perderse esta joya.
Arte puro, del muy bueno.

Público

martes, 8 de enero de 2008

Berlin Alexanderplazt 1

He comenzado ayer Berlin Alex. de Fassbinder en la excelente recuperación n DVD tan recomendada por Cahiers du Cinema.

Por ahora sólo he visto ochenta minutos pero no puedo dejar de mostrar mi fascinación ante esta experiencia.

Hablamos de Historia con historia, de trasladar un ambiente , una atmosfera, más allá de los sucesos relevantes que marcaban la época, y lo hace a través de pequeños personajes que , al ser singularizados adquieren un aura casi mítica.

Pero lo que convierte este ejercicio fílmico en otalmente diferente es su forma de narrar :

Por un lado , en lo que se refiere al envoltorio, necesario para que esta fábula tenga sustento, Fassbinder nos sumerge en un entorno pastoso, oscuro, ocre , con texturas ásperas, llenas de reflejos y filtros ( cuantos espejos, ventanas, cristales ) que deforman, velan o multiplican a los personajes ; ysobre todo de luces , brillantes , que existen hasta desde los dientes de algún personaje, que sirven por contraste para hacer más pastosa la oscuridad,la luz como algo vivo, en movimiento, que continuamente está ceando sombras. En general nos encontramos en un gran guiñol, en un sórdido decorado de bao melodrama , en una suciedad de la que irradia una extraña e ínfima belleza.

En este cajón puede entenderse, asumirse, una historia que tiene su único tramo racional en la salida de la carcel, y que a partir de ese momento se va sumergiendo en una locura que acaba omo una pátina de excentricidad. ¿Cual puede ser el lugar donde este pequeño monstruo se encuentra cotidiano ? ¿ como va a continuar esta especie de pesadilla que no llega a la grandeza de esperpento porque parece que Fassbinder no quiere dejar a sus personajes abandonar el suelo ? .

Algún ramalazo de extravagancia como los textos sobre la impotencia o as fórmulas de física para explicar un asesinato, nos recuerdan que estamos ante algo diferente y que su creador , director, actua con la libertad que considera necesaria.

¿ Y la música? la cinta parece envuelta en notas y lamentos que sólo en mínimas ocasiones , adquiere cierta melodía que sirve ( ¿ con ironía ? ) para convertir alguna secuencia como la entrada de Lina en el bar con sus maletas, en un empaste romántico.

Pensar que todavía tengo por delante más de once horas se me antoja un regalo. No sé si se puede mantener este nivel, espero, sueño, que sí.

Volveremos sobre el tema . Estoy seguro.



Público

martes, 1 de enero de 2008

Nocturna

Nocturna es un cuento que vquiere ser un sueño, o un sueño que nos quiere conquistar contándonos muchas, muchas cosas, Seguramente la palabra magia está muy manida, hablemos entonces de inteligencia e imaginación, capaz de crear personajes como Pi, las Enredadoras de Pelo, el Pastor de Gatos .......... o capaz de convertir en imágenes deliciosas a las Estrellas.
He disfrutado Nocturna como una pequeña joya de animación por lo que contaba y sobre todo por el ritmo que impone, capaz de arriesgar sin subrayados y, con ello, darle agilidad; esto ofrece una lectura más simple e igual de disfrutable para los más pequeños, los demás a medida que van creciendo se van adentrando en mayor o menor medida en ese hermoso juego de referencias.
Seguramente se podrçacuestionar lo plano del dibujo, o los más técnicos podrán hablar de colores o movimiento.
Yo me pregunto porque esta cinta ha sido tan mal recibida, tan poco apoyada. ¿ Porque no se ha animado al público a sumergirse en este viaje ?
Cuando entramos en el cine estábamos solos e la sala, cando salimos nos acompañaban los sueños y estábamos deseando que llegase la noche , ahora que sabíamos lo que en esas horas ocurría a nuestro alrededor.

Público